Claves fundamentales de la PsiconutriciónTiempo de Lectura: 8 minutos

psiconutrición

¿Qué es la psiconutrición?¿A qué hace referencia? ¿En qué consiste un proceso de psiconutrición?¿Qué labores realiza un psiconutricionista? En este artículo descubrirás las claves fundamentales de la psicología enfocada al área de la nutrición.  A continuación, conocerás las claves fundamentales y lo necesario para poder dedicarte a este área de trabajo. 

Colocar el sobrenombre “psico” por delante de ciertos términos, es una costumbre que en ocasiones atiende más a la necesidad de embellecer las cosas, que de aportar un valor real.

Seguro, que en más de una ocasión has escuchado hablar sobre la psiconutrición y es posible que te hayas preguntado cómo profesional, ¿y esto qué es? ¿para qué sirve?

Si este ha sido tu caso, en este artículo voy a tratar de dar respuesta a tus dudas. Mi nombre es Alejandro Vera y soy psicólogo general sanitario y técnico en nutrición y dietética. Hoy quiero explicarte, cómo entiendo yo la psiconutrición y de qué manera podemos aprovecharnos de ella los profesionales de la salud mental.

¿Qué es la psiconutrición?

La psiconutrición es un tipo de servicio donde además de atender las necesidades nutricionales del paciente, se ofrece algún tipo de asesoramiento psicológico.

Pues la verdad, es que no hay definición unánime. Es triste, pero como seguramente sepas, contamos con una profesión con un alto grado de intrusismo laboral.

De modo que, diferentes personas que se definen a sí mismas como psiconutricionistas, en realidad pueden ser muchas cosas: alguien que ha hecho un curso de coaching y lleva temas de alimentación, un nutricionista que trabaja las emociones, y un largo etcétera de posibilidades cada vez más rocambolescas.

Seamos sinceros, decir que somos psiconutricionistas mola, ¿no?. Sin embargo, ¿Qué implica realmente trabajar en esta área de intervención?

A modo resumen, generalmente se entiende la psiconutrición como un tipo de servicio donde además de atender las necesidades nutricionales del paciente, se ofrece algún tipo de asesoramiento psicológico.

La demanda más habitual en este sentido, es la de personas que necesitan bajar de peso por motivos de salud, estética u otros, y pese a que llevan varias dietas a sus espaldas, no consiguen lograr los objetivos o que estos se mantengan en el tiempo.

La causa más frecuente se debe al descontrol con la comida que depara en atracones recurrentes. Es en este punto donde entra en escena el famoso hambre emocional, y donde la figura del especialista en salud mental se vuelve imprescindible.

¿Qué entiendo yo por psiconutrición?

Como te comentaba anteriormente, el perfil de paciente que más demanda la figura del psiconutricionista, es el descrito en el párrafo anterior: alguien que necesita bajar de peso, pero no es capaz de controlar su relación con la comida.

Sin embargo, bajo mi punto de vista, la psiconutrición va más mucho más allá de esto, ya que no es un servicio de atención en concreto, si no una forma de estar y entender la terapia.

Cuando en consulta psicológica recibimos a un paciente nuevo, unas de las primeras cosas que solemos hacer los terapeutas es llevar a cabo una evaluación. En dicha evaluación, vamos tirando poco a poco del hilo de lo que nuestro paciente nos cuenta. Además, solemos llevar a cabo una exploración general donde evaluamos otros aspectos como el sueño, el estado de ánimo y demás.

Muy pocas veces nos detenemos en la alimentación, o como mucho, nos basta con saber si el paciente desayuna, come y cena.

A mí me pasaba antes, la relación con la comida era un aspecto que solía tener en segundo plano salvo que el paciente en cuestión se presentase con un problema concreto en ese ámbito: anorexia, bulimia, etc.

Sin embargo, a raíz de mi propio proceso de cambio de hábitos alimentarios, comencé a fijarme más en esta cuestión y a preguntarle por ello a mis pacientes. Después decidí estudiar nutrición y hoy día, es algo que siempre tengo presente en cualquier caso. No siempre lo trabajo, pero cómo mínimo, lo evalúo y lo tengo presente.

¿Para qué nos sirve trabajar desde un enfoque de psiconutrición a los psicólogos?

Son muchas las razones que se me ocurren para argumentar la necesidad de contar con un modelo de psiconutrición en consulta, así que he tratado de hacer una lista simplificada con algunas de ellas:

1. El paciente no tiene por qué ver el problema

Mi sensación es que los trastornos de la alimentación son mucho mas frecuentes de lo que parece.

Es frecuente que un paciente que venía por otro motivo de consulta diferente a la alimentación, finalmente acaba descubriendo un problema de esta índole.

Una de las dificultades que tienen los TCA, es que sólo se hacen visibles cuando el problema se encuentra cerca del abismo. De modo que, muchos problemas relacionados con la alimentación, si no son llamativos, simplemente se integran dentro de un funcionamiento aparentemente normal y nada cambia.

Hace poco llegó a mí consulta una chica de 16 años que había perdido, en menos de dos meses, ¡casi 20 kg!. Cuando le pregunté a los padres por esto, me dijeron que al principio pensaban que simplemente se estaba “cuidando un poco” y que con el paso del tiempo se habían dado cuenta que algo no estaba yendo bien.

2. Nuestra relación con la comida dice mucho de nosotros

Seguro que te resulta familiar el siguiente recuerdo: volver de la escuela o haber tenido un mal día, y que tu abuela, madre u otro, te preparé algo rico de comer. La comida tiene una fuerte connotación emocional y simbólica. Esto, en gran parte, se debe a lo que hemos aprendido, pero también a nuestra cultura.

Es común premiarnos a través de la comida, igual que lo es castigarnos con ella. Muchas personas utilizan también ciertos tipos de alimentos para calmar emociones cómo la tristeza, el vacío o el “es que no llego…”.

En consulta tengo una paciente que venía por estrés laboral. Cuando evaluamos a fondo su problemática nos dimos cuenta que una de las formas que tenía de paliar los nervios, consistía en darse atracones de comer zanahorias. Yo le pregunté desde cuándo le ocurría esto y me dijo que sus primeros recuerdos son de la adolescencia, cuando sentía mucha presión por los exámenes y su madre para ayudarle le traía comida, en concreto patatas fritas tipo chips. Las zanahorias guardan una cierta similitud con este tipo de patatas ya que también son finas, alargadas y crujientes.

3. Fundamental en TCA

Si vamos a trabajar con personas con trastornos de alimentación, es fundamental que adquiramos unas bases elementales sobre nutrición y dietética. ¡Ojo! No tenemos que convertirnos en los nutricionistas de nuestros pacientes ni hacerles dietas, ¡esta no es nuestra labor!.

Sin embargo, necesitamos contar con estas bases por razones obvias para el transcurso de la terapia. Hoy día, la persona que desarrolla un problema de alimentación cómo puede ser la anorexia, lo cimienta sobre la información. Mejor dicho, sobre la mala información.

Internet es un universo de información tóxica y de libre interpretación. En terapia con TCA, se va a dar muchas veces el caso donde nuestros pacientes nos argumentan sus acciones y decisiones en base a lo que se han podido documentar, y más ahora, que existen movimientos cómo el Real Food que actúan en nombre de la salud y sirven cómo justificación de ciertas conductas.

Por esta razón, los terapeutas necesitamos contar con una estructura de conocimiento que pueda debatir y generar duda sobre lo que a fin de cuentas son distorsiones cognitivas o creencias erróneas, tales cómo “es que si vuelvo a comer, voy a volver al punto de inicio”

La psicoeducación es fundamental en este tipo de casos, igual que lo es la necesidad de control. El paciente con TCA necesita alguien que le explique las cosas, le cuente cómo funciona su cuerpo y las cosas que van a ir pasando, para estar preparado y así, tener cierto nivel de control sobre la situación.

Elementos como los carbohidratos, la báscula, el ayuno y muchos otros van a estar constantemente sobre la mesa y necesitamos saber de qué hablamos, para así también, dar seguridad a nuestros pacientes.

¿Cómo me formo en psiconutrición?

La dos maneras más habituales que tenemos lo terapeutas de formarnos es leyendo libros para psicólogos y haciendo cursos.

He estado haciendo una búsqueda bibliográfica y no he encontrado nada que me satisfaga lo suficiente como para decirte, «tienes que leer este manual en concreto». De modo, que te voy recomendar los recursos de mayor valor que he encontrado por mi cuenta:

Hay dos libros que a mí me han aportado mucho cómo son

No obstante, ninguno de estos dos libros refleja el modelo de psiconutrición que he descrito, ya que este no deja de ser una forma de trabajar personal, en base a los conocimientos que he ido recogiendo de aquí y de allá, de manuales cómo estos, cursos y la experiencia en consulta.

El primer libro (Anorexia, una locura con sentido) nos sirve para entender y reflexionar sobre muchos de los simbolismos que encierra el problema de la anorexia, y el segundo, para es una guía bastante buena para entender cómo las emociones orientan nuestra conducta de alimentación.

Formación en psiconutrición

Estoy seguro que existen muchas formaciones de valor en el terreno de los trastornos de alimentación. Por ejemplo, el COP de Madrid saca todos los años una formación bastante extensa sobre intervención en casos de problemas de alimentación.

En la mayoría de formaciones sobre TCA, se trabajan también algunos aspectos importantes relacionados con la nutrición, aunque esta parte suele quedarse un poco corta, centrándose mucho más en lo puramente psicológico (si es que realmente son cosas que se pueden disociar).

Por mi parte, si te ha gustado el enfoque y sientes que quieres profundizar en él, puedo recomendarte mi propia formación online: Curso de especialista en psiconutrición e intervención en Trastornos de la alimentación.

Esta formación tiene como objetivo dotar al terapeuta de unas bases en psiconutrición  y la integración de este modelo con un modelo sobre el trauma para intervenir en casos de TCA.


¿Tienes alguna duda o sugerencia o hay alguna cosa que no haya incluido en este artículo y no entiendes cómo se me ha podido olvidar? Déjame un comentario en este mismo post y te responderé cuanto antes.

Si te ha gustado este artículo te agradecería que lo compartieras en las redes sociales con tus colegas psicólog@s. Gracias de antemano.

Lectura Recomendada

Acerca de Alejandro Vera

Psicólogo general sanitario graduado por la Universidad Complutense de Madrid (2014) y titulado en nutrición y dietética por el centro de formación Implika. Entre mis especialidades, se encuentra el trabajo con los trastornos de la conducta alimentaria. Me considero una persona inquieta y apasionada.

Visita mi Web
Please wait...
Tiempo de Lectura: 8 minutos" />Tiempo de Lectura:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *